Tomate Riñon Vino Tinto Gigante
  • Tomate Riñon Vino Tinto Gigante

    Las variedades Brandywine son algunos de los tomates tradicionales más populares cultivados en América del Norte. Son conocidos por su gran tamaño, buen sabor y sus crestas en forma de calabaza.

     

    El sabor de los tomates Brandywine es una riqueza equilibrada con un toque especiado. Se sabe que la pulpa de estos tomates es particularmente cremosa. El Brandywine es comúnmente nombrado como la variedad de tomate de mejor sabor. Tiene el equilibrio perfecto de azúcar y acidez, con ese magnífico sabor a tomate a la antigua.

    Las plantas de tomate negro Brandywine producen frutos grandes de color púrpura rojizo con un sabor dulce y jugoso que lo hará visitar el jardín con frecuencia. Esta planta vigorosa produce una gran cantidad de frutas.

    Los tomates negros Brandywine tienen una serie de beneficios nutricionales. Contienen los cuatro carotenoides principales, incluidas grandes cantidades de licopeno, un poderoso antioxidante. Tienen un alto contenido de vitamina A, vitamina D y potasio. Los tomates rojos Brandywine no contienen grasa y tienen cantidades insignificantes de azúcar y calorías.
     

    Estas frutas grandes y carnosas, aunque populares, no suelen estar disponibles en los supermercados, lo que dificulta su disfrute. Por lo tanto, la mejor opción para degustar y disfrutar del sabor único de estas deliciosas frutas es cultivarlas usted mismo.

     

    Si bien las plantas de tomate Brandywine son bastante grandes, algunas estacas fuertes y una poda regular les permitirán crecer con éxito en un contenedor.

    Se necesita pleno sol y un suelo rico en materia orgánica y bien drenado para que estos bebés crezcan. Siémbrelas en el interior 6 semanas para obtener mejores resultados. Siembre las semillas a 1/8 de pulgada de profundidad y coloque las bandejas o contenedores en un lugar cálido de 18 a 23 grados Centigrados (65-23 grados Fahrenheit ) para una rápida germinación.

    Es ideal plantar dos semillas por hoyo, la semilla extra funcionará como un seguro cuando las otras semillas no broten

    Plante los tomates en el suelo a una distancia de 60 a 90 cm (24 a 36 pulgadas) en hileras. Cada fila debe tener una separación de 122 cm (48 pulgadas). Es muy tentador acercarlos en el momento de la siembra, pero si los acerca demasiado solo aumentará la posibilidad de enfermedades.

    La maduración más lenta de esta tomate, tarda de 80 a 100 días en producir frutos. Pero estas plantas tienen lo que se conoce como un hábito de crecimiento indeterminado, lo que significa que una vez que maduran, continuarán floreciendo y produciendo frutos siempre que las condiciones sean favorables. Llamanos, 305-468-9456.

      $9.800,00Precio